¡Yo cambio tu debilidad por fuerzas!

Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

No es nada fácil poder sonreír cuando tienes pruebas y problemas hasta de sobra pero nadie dice que no puedes, hay miles de problemas que pueden aquejar nuestras vidas pero también hay miles de maneras de ver la vida diferente pero no las encontramos, y eso hace que nos hundamos cada vez más y más en la depresión al igual que muchas personas que ya ni pueden salir de sus casas por sentirse sin esperanza y ayuda y puede ser que llegues hasta ese nivel si no buscamos una salida, a mí me ha pasado han sido cientos de horas que preferimos gastar en lamentos y nos negamos a ver el verdadero sentido de la vida, pero descuida hoy sabrás como salir adelante y superar tus problemas pero tienes que tomar la decisión de confiar y sacar fuerzas de tu debilidad para poder superar todo, ya sean temores, preocupaciones, dolores, hambre, necesidad etc. Sabes ¿cómo hacerlo? Pues nada más sonríe y entrégale tus problemas al único Dios verdadero que te dará fuerzas para superar el problema así como lo hizo el apóstol pablo muchas veces que en medio de problemas difíciles como enfermedades, pobrezas, hambres, angustias, amenazas, temores, miedos y preocupaciones encontró por medio de Jesucristo el alivio que buscaba ¿Cómo? El decidió esperar en Jesucristo quien trae alivio a toda dificulta ya que Jesucristo lo dijo “Mi poder obra en tu vida en medio de angustias, pruebas, miedos y debilidades pero solo espera en mí y eso que sea suficiente yo actuare” unas palabras de una persona con poder como Jesucristo bastaron para el apóstol Pablo esperar una solución. Por eso ya no tengas miedo y no dudes que el también mira tus pruebas, temores, deudas, amenazas, burlas, conflictos y todo lo que no deja en paz. Jesucristo llevara una solución a tu vida a su tiempo solo necesitas confiar y dejar que su gracia actué y sonreír y esperar que El responderá. Recuerda tu vida tiene un propósito y no estás aquí solo para sufrir, pronto lo descubrirás. Que Dios te bendiga.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
2 Corintios:12:9

Anuncios